lunes, 21 de julio de 2008

Rumbo a Hong Kong. Episodio Tailandia



Hace unas dos semanas estuvimos por Hong Kong, visitando la casa matriz de la empresa para la que trabajamos. El motivo era una reunion con toda la plana mayor de nuestra fabrica para discutir el futuro inmediato.

Nuestro vuelo salia de Dhaka a la 1:30 de la tarde, por lo que debiamos salir de la fabrica a mas tardar a las 10:30 de la mañana. Como dicen en el campo, el viaje lo hace el que sale, porque nos fue imposible salir antes de las 11:15 a.m.

El solo hecho de tener que pasar por la fabrica a darle los toques finales a nuestros planes de accion antes de ir al aeropuerto era un reto, tomando en cuenta el transito de aqui, ademas de que el aeropuerto queda a unos 40 minutos de la empresa.

En fin, a todos nos dio la sensacion de que estabamos a punto de descubrir que la Teoria del Caos es infalible. Si algo puede salir mal, va a salir mal. Estoy seguro de que Murphy no es de Bangladesh, pero es indudable que gusta pasar mucho tiempo aqui.

Nuestra agenda de por si ya estaba bien congestionada y con el tiempo contado. Saliamos de aqui a la 1:10 p.m. para llegar a Tailandia a las 5:30 p.m. locales y despues de un traspaso de 2 horas, debiamos abordar otro avion que nos llevaria a Hong Kong saliendo a las 7:30 p.m. de Tailandia y arribando a Hong Kong a las 10:30 p.m. locales. La reunion estaba pautada para las 9:00 a.m. del dia siguiente, por lo que debiamos descansar inmediatamente llegaramos para sacudirnos un poco el Jet Lag y estar un poco mas alerta durante las largas horas de reuniones que nos esperaban. Nuestro viaje de regreso empezaba al otro dia en la manana, con un vuelo saliendo para Tailandia a las 8:00 a.m., y estando de regreso en Dhaka a las 2:00 p.m.

Sucede que la manana del dia de nuestro viaje amanecio con un fuerte aguacero. Esto provoco que se hicieran charcos grandes de agua en la pista del aeropuerto y que uno de los aviones se desilzara al aterrizar. La pista estuvo obstruida por unas horas y en lo que se resolvia el problema, nuestro vuelo se retraso 4 horas.

No nos quedo otra alternativa que sentarnos en el suelo en uno de los pasillos del aeropuerto, ya que todos los asientos estaban ocupados. Decidimos aprovechar el tiempo repasando nuestras notas, ya que con todo y la semana completa que trabajamos hasta las 12:00 de la noche, no nos sentiamos muy preparados, ya que tuvimos que balancear nuestro tiempo entre el dia a dia y todas las reuniones de seguimiento previas a la reunion de HK.

Al cabo de unas horas, se informo por el altoparlante del aeropuerto, que todos los pasajeros del vuelo con destino a Tailandia tendrian una comida cortesia de la aerolinea en el Lounge de Thai Airlines. Inmediatamente nos dirigimos al segundo nivel del aeropuerto, donde se encuentran los Lounges privados. La noticia la recibimos felices, ya que no habiamos comido nada.

Por desgracia, fuimos los ultimos en llegar y ya todas las mesas estaban ocupadas. Permanecimos de pie unos dos minutos hasta que uno de mis amigos tomo la iniciativa de pedirle a uno de los encargados de acomodarnos que no estabamos dispuestos a esperar, por lo que exigiamos que nos sentaran en el Salon VIP. Acto seguido, el señor nos hizo pasar sin muchas objeciones. La verdad es que donde hay un dominicano, siempre existe la posibilidad de que quiera hacerse el mas vivo. En esta ocasion, dio muy buenos resultados.




El salon era muy acogedor y las comodidades por igual. De inmediato sacamos todos nuestras laptops para conectarnos al internet y revisar nuestros correos personales en lo que esperabamos por nuestra comida. Las opciones eran pocas, pero definitivamente la porcion y el menu eran mucho mejor que lo que podiamos esperar en el avion. Todos pedimos arroz con pollo, pero al estilo hindu. El tiempo nos sirvio para calmar un poco los nervios, ya que como dije antes, nos sentiamos poco preparados. El WiFi del Lounge era infinitas veces que la miserable coneccion que tenemos que compartir los 4 en el apartamento, asi que trate de cargar todas las paginas que pude, esas que no habia vuelto a visitar desde que estoy aqui porque el tiempo de carga simplemente era una ridiculez.



Agua Mineral Marca Acme!


Luego de haber quedado insatisfechos con la porcion, nos dirigimos al Self Service, que contenia unas tapas variadas, desde mariscos, hasta vegetales, unas croquetas de pescado y unas cuantas delicias mas. Los postres de igual forma estuvieron a la altura. Las horas nos pasaron de largo sin que nos dieramos cuenta. Vi partes del torneo de Wimbledon en la television, me lleve par de botellas de agua, me lave la cara y repose durante un buen tiempo la comida. Decidimos caminar hacia la terminal a eso de las 3:30 p.m., ya que eramos los unicos que aun permanecian en el Lounge.



En la terminal tuvimos que esperar al rededor de una hora, aproximadamente; en lo que cargaban de combustible el avion. Una vez nos dejaron pasar, aun tuvimos que esperar casi hasta las 5:00 p.m. para despegar. Ale se tuvo que sentar solo en el viaje de ida a Tailandia, mientras que yo me sente con Daniel en los asientos del medio y practicamente teniamos que turnarnos para respirar, al igual que para comer. La verdad es que fue un vuelo incomodo, por lo que tratamos de dormir un poco. Al momento de llegar la cena, fuimos despertados abruptamente por la azafata para ofrecernos de comer, y aunque debo admitir que la comida estuvo muy buena, la manera que utilizo para despertarnos nos puso de muy mal humor. Solo nos alegramos cuando vimos venir en el carro unas latas de cerveza Heineken, que en Dhaka cuestan US$10.00 y desde que estoy aqui no habia podido saborear nada que se pareciera a la Presidente.

El resto del vuelo fue algo nubloso en mi memoria, ya que dormi la mayor parte del tiempo. Tanto el cansancio como el deseo de que la travesia pasara rapido hicieron que nos durmieramos antes del despegue hasta el aterrizaje en casi todos los vuelos, despertandonos solo para comer.





Al arribo a Tailandia a eso de las 8:00 p.m., nos esperaban dos empleadas de la linea aerea, con tickets validos para una noche en un hotel, comida y transporte desde y hasta el aeropuerto. Nos tomaron nuestros pasaportes y tickets de embarque y revisaron cuidadosamente todos los sellos. Ya teniamos practicamente todos los planes de la noche para irnos de fiesta en Bangkok. Todo iba bien hasta que leyeron el pais al cual perteneciamos en el pasaporte. Otra vez la jodia desdicha de ser dominicano a la hora de viajar. A pesar de que en Tailandia otorgan Visas al arribo y de que dimos todo tipo de lavia para que nos permitieran salir del aeropuerto, la resolucion fue tajante, simplemente no podiamos salir. Cuando cuestione a una de las empleadas de por que no se nos otorgaba una Visa en arribo, que si se debia a que no conocian mi pais y ella solo me contesto: "Something like that...".

Ni modo, pensamos. A fin de cuentas no estabamos supuestos a salir del aeropuerto en primer lugar, pero hubiera sido interesante conocer este hermoso pais. Las empleadas trataron de consolarnos diciendonos que habia un Mall muy interesante en el aeropuerto, a lo que les respondi que a eso se le llamaba Duty Free y ellas solo sonrieron y dijeron que si mientras asentian con la cabeza.

Fuimos llevados al hotel del aeropuerto por las jovenes de servicio al cliente y camino hasta el pudimos comprobar que era un aeropuerto inmenso. Si esto es solo el aeropuerto, no me imagino como es el resto de Tailandia, porque la verdad es que era una obra de arte. El hotel era bien pequeno, pero acogedor, las habitaciones eran del tamano de cubiculos de oficina, pero bien comodas y Ale y yo no teniamos que usar el telefono para comunicarnos, porque nos podiamos escuchar perfectamente a traves de las paredes.

Inmediatamente llegue a mi habitacion, me di un baño que tanta falta me hacia y me cambie para ir con los muchachos al mall. Camino al mall, pasamos frente a un salon de masajes el cual acordamos visitar despues de hacer el recorrido e ir a cenar al hotel. Las tiendas estaban llenas de prodcutos de primera calidad, las mejores marcas, los bares bien llamativos, pero no nos animabamos sabiendo que dentro de pocas horas debiamos estar camino a HK. Ale, como siempre, se detuvo en par de tiendas a comprar par de cosas para su familia, pero Daniel y yo solo queriamos caminar y ver que habia en los alrededores.

Una vez recorrimos todas las tiendas habidas y por haber, hicimos una parada en el hotel para cenar algo y dirigirnos hacia el salon de masajes que tanto habia llamado nuestra atencion. Los precios eran sumamente razonables. Por una hora de masajes en los pies, solo tuvimos que pagar US$20.00 y fueron los US$20.00 mejores gastados en todo lo que tengo de este lado del mundo.

Despues de habernos regalado esos masajes, nos dirigimos a las habitaciones, pues ya pasaban de la 1:00 a.m. y teniamos que estar en la terminal a las 6:00 a.m. con destino a Hong Kong.



15 comentarios:

Angie Guichardo dijo...

Vaya mi vida, que chulería unos masajitos en los pies.

Como siempre, tus historias nos hacen viajar con solo leerlas.

Un beso!

JB Aguilucho dijo...

Aituro, por fin apareciste!
interesante travesia, el problema con Philipinas no es que no conozcan nuestro pais, es lo contrario, nos conocen muy bien.!

Entonces podemos decir que tu estbas en el aeropuerto como Tom Hawnks en la pelicual "The Terminal"
El hotel, "Mall, etc, no tiene salida al exterior de la terminal? Para salir habia que mostrar el pasaporte?

El Mamey dijo...

Hacías falta, Chino!

Tremenda y detallada crónica del viaje. Wow, la verdad es que te están exprimiendo cual naranja por allá...

Masajes en los pies... eso no es nada fácil!

Lia dijo...

Uepa!!! Que bueno que has podido ponernos al dia con tus aventuras por esas tierras lejanas !!!

Estubo buena esa de "something like that..." ...

Arturo Ruiz dijo...

La verdad es que la mejor parte de toda la travesia fue el salon de masajes. Mi amor, creo que vuelvo a Tailandia en Octubre y comprare un libro que vi para aprender a dar masajes al estilo Tai.

JB, poco tiempo hermano, quisiera actualizar todos los dias, pero es que lamentablemente no alcanza el tiempo. Vere como pongo la segunda parte lo mas pronto posible, y recuerda, no es Filipinas, es Tailandia.

Mameye, tu lo dices y no podria estar mas de acuerdo, pero al menos todo el credito para ellos que se preocupan por que uno este bien atendido todo el tiempo.

Valeria, no lo digo relajando, fueron sus palabras textuales. Hasta yo tuve que reirme.

Pero la verdad es que con todo lo que vi en el aeropuerto, no me aguanto a ir de nuevo en Octubre, ha de ser un pais maravilloso.

Eduardo dijo...

Manito:
Cuanto tiempo sin escuchar tus palabras.
Que bueno que vuelves a escribir y enviar fotos. hace tanto que no escribes que hasta mas flaco te veo.

Cuidate mucho.

Anónimo dijo...

Es increible, en todas partes del mundo se cuidan de nosotros, ke barbaridad.

Muy interesante arturo, ojala que cuando regreses, puedas mostrarnos a tailandia, es un hermoso pais.

Cuidate mucho y que bueno volver a leerte.


Alibenerisa (Aguilucha100%)

Sandra dijo...

Perlo querido, nos sigues trasladando a ese lado del mundo con tus anécdotas.
Espero que continues bien, y nos siga manteniendo informado de tú día a día por VAMGLADEL Y demas yerbas aromaticas =)

Carlos dijo...

Me encanto como narraste los hechos colega.. yo que siempre he querido conocer esos países del oriente, especialmente Japón, me encanta leer todo esto que escribes.

Es como vivir y estar alla a través de tus ojos y mi imaginación.

Cuidate Mucho hermano.

Rafael Ruiz dijo...

Arturito, la verdad sobrino es que hemos gozado un mundo con tus comentarios, no solo por lo explicitos que son, sino mas bien por la forma en que escribes y te contestan tus amigos aguiluchos.

Cada vez que Cristina los lee no hay quien la pare de reirse, y ya sabes como es que ella rie.

Saludos de tu tio Yuyo, y esperamos que puedas lograr lo que siempre has anhelado.

Arturo Ruiz dijo...

Tio, gracias siempre, por todo el apoyo incondicional de tu familia, pero muy en especial el tuyo.

Winster dijo...

Arturo, wao que experiencia... Tenia mucho que no entraba, pero me encanta leer todas las perifecias, jeje.. Yo casi iba a Thailandia, especificamente a Bangkok este año con los Lions Clubs, pero por causas NO ajenas a mi voluntad (digase los Twins) tuve que cancelar el viaje...

Lo unico es que no escribiste acerca del viaje de regreso y como les fue el la reunion.. Llegaron a tiempo??

Christian Hernandez dijo...

Este es un saludo en especial para Danny Hernandez, Mi primaso de tanto tiempo. Te escribe Christian Antonio Hernandez. Esperaba verte en algun sitio pero en BANGLADESH!!, te deseo lo mejor men. Por cierto Arturo, no te conozco pero sucede ke halle esta Pagina por medio de tu hermana Lia, Una muestra de que chiquito es el mundo.

Christian Hernandez dijo...

Sucede que Lia y yo trabajamos juntos.

Arturo Ruiz dijo...

Christian, tu primo te manda muchos saludos. Y la verdad es que si, el mundo es un patio!

Damele un fuerte abrazo a mi hermana y dile que la quiero muchisimo, que la unica razon por la que no la he llamado es porque no me salen las llamadas a los numeros 829.

Saludos a todos por alla!