lunes, 30 de marzo de 2009

Recordar es vivir...


Hace exactamente 20 años, en Marzo de 1989, me encontraba de regreso en Dominicana, despues de dos años viviendo en Japon.

Al momento de partir a Japon, no tenia la menor idea de lo que me esperaba. Lo poco que sabia de ese magico pais se lo debia a las pocas fotos que mi padre habia traido de su primer viaje, luego de permanecer alla por unos meses en el año 1985, haciendo un post-grado en Television Educativa, su verdadera pasion.

Para mi, que solo tenia 9 anos cuando el partio por primera vez hacia ese pais, a pesar de que fue un viaje de solo 6 meses si mal no recuerdo, la sensacion de su ausencia fue muy traumatica. Cuando somos tan inocentes, no somos capaces de lidiar con tener que enfrentar la ausencia de un ser querido, aun cuando sea por un tiempo relativamente corto, pues carecemos de las herramientas que la vida nos va dando con la madurez.

Mas que nada, creo que lo que a mi subconciente mas le preocupaba era que sabia que mi padre tendria que enfrentar su enfermedad solo y eso era perturbador. A pesar de que fue diabetico desde los 9 años, siempre tuvo a su familia para que cuidara de el en casos de emergencia, que por desgracia eran frecuentes e inesperados, pero no era la primera vez que mi padre salia del pais por razones de estudio, ya que su primera incursion en el mundo de la television la habia hecho unos 8 años antes en la Universidad Complutense de Madrid, asi que solo quedaba desearle lo mejor.

En ese entonces, la globalizacion y el internet eran terminos desconocidos, asi que decir que se iba a Japon era como decir que se iba a la Luna. No solo quedaba geograficamente ubicado del otro lado del mundo, sino que las horas de diferencia y las limitaciones para comunicarse hacian que todo fuera mas dificil. Recuerdo que las pocas llamadas que recibimos de mi padre en ese entonces eran todo acontecimiento y estaban practicamente programadas para que estuvieramos cerca del telefono para cuando eso sucediera. Esta programacion se hacia a traves de unas cartas especiales, ya que el sistema de correos era sumamente deficiente. Esta carta especial no era otra cosa que un papel 8.5 x 11, donde se podia escribir en el reverso solamente y solo dentro de los margenes, el anverso tenia espacios delimitados para el destinatario y el sello postal prepagado. Al terminar de escribir esta carta, se procedia a doblarla por las lineas indicativas y se le aplicaba pegamento, quedando en forma de sobre. Era un poco mas caro que enviar una carta convencional, pero era mas seguro. Por lo general se demoraba una semana en llegar y creo que en total recibimos unas 6 de ellas.

Estas llamadas tenian costos estratosfericos y por ende eran muy escazas.

Al regreso de mi padre de esta inolvidable experiencia, el quedo muy entusiasmado con lo que habia conocido de Japon, de su gente, de su cultura y la tecnologia que en nuestro pais aun se encontraba a años luz, lo que hacia sus conocimientos obsoletos sin apenas haber podido ponerlos en practica. Asi que gracias a la amistad que lo unia con el entonces Embajador de Japon en Republica Dominicana, a quien mi padre le escribia los discursos; y su amistad con el Sr. Ojima, entonces director de JICA (Japan International Cooperation Agency), logro tramitar una beca para un Doctorado en Television Educativa, con una duracion de dos años. Esto no cayo muy bien en el seno familiar, ya que a estas alturas, ya mi madre no estaba dispuesta a permanecer mas tiempo alejada de mi padre y mucho menos con la angustia de saber que podria verse solo en algun momento y lo atacara alguna crisis diabetica.

Fue asi como mi padre logro lo impensable. Los benefactores de mi padre extendieron la beca a todos los miembros de la familia! Se estipulaba que mi padre debia salir 6 meses antes para atender un curso intensivo de Japones en la Universidad de Tsukuba, en la prefectura de Ibaraki, ya que sus clases serian impartidas en Japones y nosotros nos uniriamos a el mas tarde, en la prefectura de Chiba, un poco mas al sureste.

Esto supuso un cambio radical en nuestras vidas, ya que mi madre debia renunciar a su empleo, al igual que mi padre y mis hermanos y yo, debiamos despedirnos de nuestros amigos de colegio, a quienes conociamos desde la pre-primaria, ya que debiamos cambiar de colegio. En ese entonces yo estudiaba en el Colegio De la Salle, ubicado en la Simon Bolivar en Santo Domingo junto con mi hermana Lia y mi hermano menor, Julian, aun estaba en guarderia. Los tres fuimos transferidos al Colegio Dominico Americano, ya que si bien aqui no habia escuelas de Japones, era inminente que aprendieramos el idioma universal al menos.

Fue asi como en el 1986, partimos mi madre, mis hermanos y yo hacia un mundo complatamente desconocido. Para un niño, el saber que viajara por primera vez es motivo de mucha excitacion, mas aun cuando se trata de vivir en un pais nuevo. En mi caso, sacrificaba muy poco, ya que regresaria dentro de dos años y podria rehacer mi vida re-encontrandome con mis amigos mas tarde. Una de las grandes ventajas de ser niño es que podemos transitar por la vida, ajenos a las presiones de tomar decisiones. Yo solo tenia que hacer acto de presencia en aquel pais y dejar que el destino se hiciera cargo del resto. No tenia que planificar nada y mucho menos tenia deseos de hacerlo. Creo que nunca tuve mucha desesperacion por crecer y solo me contentaba con vivir el dia a dia, disfrutando cada minuto de mi vida, que hasta ese entonces, habia sido un tazon de fresas y como no, si con tan corta edad me encontraba en un lugar que no todos en este lado del mundo podian decir que conocian.

El Ayuntamiento de la ciudad donde nos toco vivir, Narashino, se encargo de asigarnos una escuela a mi y a mis hermanos, tomando en cuenta la ubicacion de nuestra residencia, tal como se hace con todos los niños, solo que en mi caso se tomo una precaucion extra y fue la de asignarme a Ookubo Shogakko, por la secilla razon de que aqui se encontraba una de las pocas personas que podia hablar el idioma ingles, Teramoto Sensei. Contrario a lo que mucha gente pudiera pensar, luego de la Segunda Guerra Mundial, Japon cerro sus puertas al mundo exterior y se concentro en hacer de su pais, 80% montañoso y poco dado para la agricultura, en una potencia mundial en el ambito tecnologico. Pero este cierre provoco un aislamiento total de las influencias que para nosotros vienen dadas por defecto, tal como la norteamericana. En otras palabras, fuera de Tokio, se podia contar con los dedos de las manos la cantidad de personas capaces de hablar el ingles. Esto para mi fue una sorpresa y me dejaba a mi y a mis hermanos con un nuevo reto. Creo que por esta razon, al cabo de solo 4 meses, mis hermanos y yo eramos capaces de comunicarnos decentemente con la mayoria de nuestros companeros y luego de seis meses eramos ya capaces de hablar con fluidez.

Pero no todo fue tan simple, ya que como les dije anteriormente, el cierre autoimpuesto de Japon ante las influencias extranjeras, no solo se reflejaba en el hecho de que nadie y quiero recalcar esto sin exagerar, nadie en nuestra prefectura hablaba el ingles, salvo por un señor sumamente solvente, quien era dueño de una tienda de electrodomesticos y se dedicaba a viajar por el mundo en sus vacaciones, el Sr. Hikita y de quien nos hicieramos muy amigos con el tiempo y mi maestro. Tambien vimos reflejado este encierro en el comportamiento que presentaban los japoneses ante nuestra presencia. Muchas de estas personas jamas habia visto a un extranjero y por ende nuestras facciones les eran muy extrañas. En mi pais me dijeron "chino" desde que tengo uso de razon y pensaba que eso me ayudaria a pasar desapercibido, pero que va, todos los miembros de mi familia y yo eramos tratados como fenomenos de circo. Fuimos producto de burlas en el mejor de los casos y victimas de "ijime" a menudo. Todo por el hecho de ser extranjeros. No fui capaz de entender a que se debia este odio hacia nosotros y de por si ya llevabamos dentro nuestra parte de frustracion por no poder comunicarnos debidamente, asi que no necesitabamos otro incentivo para ser rebeldes, aun cuando fuera en defensa propia, pero todo esto pude comprenderlo mientras cursaba el quinto de primaria.

Es bien sabido, como decia Napoleon Bonaparte, que la historia pertenece a los vencedores o mejor dicho, la historia es una fabula acordada por todos. Es por esto que la version que conocemos de los hechos ocurridos durante la masacre de Hiroshima, solo nos dice que gracias a esta intervencion norteamericana, se obtuvo la rendicion incondicional de Japon en la Segunda Guerra Mundial, poniendo fin a una de las mas cruentas guerras de la historia y salvando asi miles de vidas, pero esta no es la realidad que conocen los japoneses.

Durante ese mismo año en que cursaba el 5to de primaria, se estrenaba en Japon una pelicula animada llamada "La Tumba de las Luciernagas", y la junta directiva de la escuela entendia que era provechoso que se mostrara en los salones de clase. Esta pelicula narra la historia de lo que acontecio en Hiroshima como la conocen los japoneses y es una version muy diferente a la que conocemos los occidentales. No quiero decir con esto que lo que se enseña en Japon es que ellos fueron victimas del imperialismo yankee, pero si dejava entrever el por que mis hermanos y yo eramos victimas de tanto repudio. Esta pelicula animada pueden verla en Youtube, dividida en 8 partes y doblada al español. En su gran mayoria, los japoneses no tenian la menor idea en aquel entonces lo que significaba ser dominicano y relacionaban mi nacionalidad con la norteamericana por razones que aun desconozco, algo muy similiar a lo que me paso en Bangladesh. Tanto en Japon como en Bangladesh sabian o habian escuchado hablar de Haiti y Dominica, pero no de Republica Dominicana.

El ver esta pelicula hizo que mi temperamento volatil, provocado como mecanismo de defensa, se caldeara bastante y aprendi a entender a los japoneses, lo que facilito que con el tiempo me aceptaran como uno mas del grupo, ya que de ser un joven desafiante y agresivo (todo esto en respuesta a lo que me habia tocado vivir), me torne mucho mas docil y tolerante. Mirando hacia atras, me cuesta creer que todo esto fui capaz de entenderlo a tan corta edad, aunque la verdad cuando lo pienso, no creo que han pasado mas de 20 años, pues el recuerdo esta tan fresco en mi memoria que puedo decir con toda honestidad que me parece que fue solo ayer.

Ya superadas las etapas mas dificiles y amargas, fui capaz de disfrutar de la experiencia a plenitud, ayudado en gran parte por Teramoto Sensei, quien se ocupo de mi como si hubiera sido hijo de el. No solo fue mi maestro en 4to de primaria, sino que la junta directiva de la escuela hizo algo que nunca antes habia hecho y permitio que Teramoto Sensei siguiera siendo mi maestro en el 5to, algo poco comun, ya que los maestros en Japon se asignan por largos periodos a un mismo grado. El tambien fue mi entrenador de Futbol, a quien le debo mi gran pasion por ese hermoso deporte. Me decidi a involucrarme en todas las actividades posibles para adentrarme aun mas en la cultura. El horario escolar era normalmente de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. Lunes, Miercoles y Viernes y los Sabados de 8:00 a.m. a 12:00 m., y los que estabamos en el equipo de Futbol entrabamos una hora antes y saliamos una hora mas tarde de Lunes a Viernes y los Sabados nos quedabamos hasta las 6:00 p.m. Los Martes y los Jueves eran dedicados de 3:30 p.m. hasta 5:30 p.m. para actividades extra-curriculares y yo me habia anotado en el Club De Supervivencia, algo asi como los Boy Scouts, pero un poco mas emocionante. En este club hice varias cosas interesantes, desde acampar hasta descender con un arnes desde la azotea de nuestra escuela.

Siendo Japon un pais de cultura muy rica, donde el respeto prima y la veneracion hacia los ancianos y la exhaltacion de la juventud son elementos claves en la sociedad, no tenia problemas en andar toda la ciudad en bicicleta, llegando a veces a ciudades vecinas si el tiempo me lo permitia. En una de esas andanzas, me encontraba junto a uno de mis amigos en Tsudanuma, ciudad vecina de Okubo, en un Domingo por la tarde, encontramos en un poste un anuncio que invitaba a todos los jovenes deseosos de pertenecer a un Club de Lideres, hacer acto de presencia en un Salon para eventos y Exposiciones llevando consigo la suma de 1,200 yenes. Sabia de antemano que de pedirle ese dinero a mis padres me lo darian sin problemas, la unica limitante es que las inscripciones estarian abiertas solo hasta ese mismo Domingo y empezaban dentro de una hora, segun indicaba el anuncio. Ya no me daba tiempo regresar hasta la casa y volver con el dinero, asi que mi amigo y yo decidimos ir de todas formas solo por curiosidad a ver de que se trataba.

El enfasis que los japoneses hacen cuando se trata de desarrollar a la juventud no tiene comparacion, desde la preparacion escolar hasta las actividades extracurriculares. Este particular curso para lideres era impartido por jovenes universitarios que donaban su tiempo para estas actividades. Al momento de nuestra llegada al recinto, despues de haber recorrido la ciudad por varios minutos, este lucia desolado, por lo que pensabamos que nos habiamos equivocado de direccion o que el evento se habia cancelado, pero la realidad era que habiamos llegado tarde y ya todos estaban dentro, solo que no lo sabiamos, hasta que uno de los jovenes que dirigia el evento salio afuera a preguntarnos si andabamos buscando la reunion del Club de Lideres, a lo que respondimos afirmativamente pero le aclaramos que solo estabamos alli por curiosidad, ya que no teniamos dinero. Este nos contesto que no habia problemas, que nos inscribieramos y trajeramos el dinero para la proxima reunion.

Muchas veces quisiera conservar un poco de aquella inocencia que nos caracteriza de niños, ya que a veces nos lleva a ser atrevidos sin proponernoslo, teniendo resultados muy positivos como fue en esa ocasion, pero lo cierto es que a medida que nos vamos haciendo adultos, vamos perdiendo un poco la escencia de lo que es vivir a plenitud a medida que los compromisos nos van haciendo mas aprensivos.

El ser curioso, inocente y atrevido me llevo a conocer un lado de Japon que nadie en mi familia pudo y muchos en mi ciudad tampoco. Para la segunda reunion pregunte si podia traer unos cuantos invitados a uno de los lideres y este respondio afirmativamente, asi que hice una campaña agresiva dentro de la escuela junto al amigo que me habia acompañado, mas que nada porque no conocia a nadie en este programa, ya que la gran mayoria de los que participaban en el eran de la vecina ciudad de Tsudanuma. Muchos prometieron ver de que se trataba y de acompañarme en la proxima reunion, pero no todos cumplieron y al final solo fueron de mi escuela dos niñas con las cuales nunca habia hecho contacto. Ni siquiera el amigo que me acompaõ el primer dia regreso. Creo que esto se debia a que el curso tenia lugar en otra ciudad. Siendo extranjero, gozaba de cierta fama dentro de la escuela y todos sabian quien yo era, ayudado tambien en gran parte porque habia ganado en las Olimpiadas Intramurales el Primer Lugar en la competencia de Salto Largo y como se corrio la voz de que pertenecia al Club de Lideres de la hermana ciudad, la noticia se propago mas alla de lo que podia imaginar. Estas dos jovencitas sintieron curiosidad y de no ser porque ellas se me acercaron en el curso para saludarme, jamas me hubiera enterado de que tenia dos compañeras de colegio en el Club. Ellas me dijeron que me conocian de Okubo Shogakko y que cursaban en el 5to 3, yo cursaba el 5to 2 (en japon no utilizan letras para diferenciar los distintos cursos del mismo grado, solo numeros).

En este curso sacrifique todos mis Domingos libres durante todo el año escolar, pero no pude haber estado mas feliz. Aqui no solo se programaban actividades para desarrollarnos como adolescentes, reforzando nuestras actitudes y aptitudes a traves de charlas, sino tambien a traves de viajes al interior del pais.

En mi primer viaje, siendo aun un poco inexperto en el entendimiento del japones, solo recuerdo que el Lider nos informo que debiamos llevar dinero para nuestros antojos y una muda de ropa, asi que transmiti esta informacion a mis padres y estos de muy buena gana accedieron a darme el anhelado permiso, ya que sabian que conoceria lugares nuevos. No tenia la menor idea de lo que hariamos en este lugar, pero el solo hecho de salir de la ciudad representaba un atractivo. Con dinero y mochila en mano me dirigi a la estacion de tren de Okubo y por ser mi primera vez solo viajando en tren, introduje el dinero en la maquina dispensadora y creo que el ticket que compre podia llevarme hasta Tokyo, ya que el cambio que me diera la maquina era de solo 150 yenes, cuando habia introducido 500. No se imaginan mi frustracion pues acababa de gastar mas del 60% de mi mesada en un ticket que no utilizaria y el viaje apenas empezaba. Creo que las eventualidades a la hora de viajar me han acompañado siempre. Menos mal que al cabo de unos minutos llegaron a la estacion las dos jovencitas de mi escuela y me pegue a ellas como pulga, respondiendo que si a todos lo que ellas decian y solo sabia que si no queria perderme en medio de la madeja de trenes de Japon debia permanecer bien cerca de ellas.

Estas dos jovencitas, al parecer sabian a la perfeccion a donde nos dirigiamos, pues solo recuerdo que despues de desmotarnos del tren, caminamos unos buenos kilometros por lugares que jamas habia visitado. Fue asi que llegamos al Campo de Futbol de Funabashi, una maravilla para lo que conocia hasta ese entonces, ya que mi ciudad calificaba como "campo" bajo los estandares de Japon, a pesar de ser una ciudad mucho mas moderna que Santo Domingo, al menos en ese entonces. Aqui nos llevaron a nuestros dormitorios y fue ahi donde el corazon me dio un vuelco en el pecho, cayendo en mi estomago. DORMITORIOS!?!?!?! Pero si se suponia que esto solo seria un pasadia! No le pedi permiso a mis padres para pasar la noche fuera de la casa! No tenemos telefono! Como les hago saber que no tengo la menor idea de donde me encuentro y de que encima pasare la noche aqui?

Debo decir que pudo mas mi orgullo que mi preocupacion. Estaba determinado a no dejarle entrever a mis compañeros que no habia entendido nada cuando el Lider nos informo del viaje y como no tenia la menor idea de como regresar a mi casa, preferi hacerme de cuenta que no habia pasado nada. El dia transcurrio de maravilla. Fuimos llevados hasta un parque con una inmensa esplanada en grama, donde nos enseñaron a armar casas de campaña, despues fuimos regresados al Club de Futbol donde nos pasamos la tarde en activiades de integracion y en la noche fuimos divididos en grupos para participar del Rally que tendria lugar al dia siguiente. Ya cuando eran proximo a las 11:00 p.m., cuando se suponia que todos los muchachos estariamos durmiendo, entro uno de los lideres a nuestra habitacion preguntando por alguien llamado "Ruisu" y de repente recorde que para estas horas, ya mi madre debia haber llamado a la Guardia Nacional, ya que nunca habia pasado de las 8:00 p.m. fuera de la casa. Mi madre tuvo la suficiente entereza mental de llamar a Teramoto Sensei, lo cual era un logro monumental tomando el cuenta el mal rato por el cual la estaba haciendo pasar, quien hizo innumerables contactos con todos los padres que le vinieron a la mente, hasta que dio con los de las dos jovencitas, quienes le dijeron donde estaba teniendo lugar el "pasadia" del Club de Lideres. Estos le facilitaron a Teramoto Sensei el numero del Club de Futbol de Funabashi y este se comunico con uno de los organizadores y le pidio que confirmara si yo estaba presente.

No me pidieron que viniera al telefono, no me dijeron el motivo de la pregunta, aunque yo sabia perfectamente el por que y tampoco hubo reprimenda por parde de los lideres. Tan solo se cersioraron de que estaba durmiendo en mi habitacion y eso fue todo, aunque el cuchicheo de los demas compañeros no se hizo esperar y todos me abordaron al cabo de unos minutos. Fue muy dificil conciliar el sueno a partir de ese momento, pues solo podia pensar en la "pela silabica" que me esperaba cuando regresara a la casa.

Al dia siguiente, el Rally me ayudo a desviar un poco la mente de lo que me esperaba a mi regreso y mantuvo a los demas muchachos ocupados de sus asuntos en vez de repetrime todas las preguntas que me habian hecho la noche anterior: "Viniste sin permiso?", "Que te va a hacer tu mama cuando llegues a la casa?", "Te dejaran regresar a otro viaje con nosotros?", en fin, a pesar de que no entendia nada de lo que preguntaban en la hoja del Rally, estaba contento de solo poder caminar por toda la ciudad sin rumbo aparente con tal de mantenerme alejado de todo lo que pasaba por mi cabeza.

Este viaje fue un tanto agridulce, pues a pesar de que estaba contento por la experiencia, el saber que tendria que enfrentar a mi madre al regreso, me dejaba con una gran sentimiento de culpabilidad, eliminando cualquier posibilidad de disfrutarlo a plenitud, pero fue reconfortante ver la reaccion de mi madre cuando toque la puerta de la casa. Ella me recibio con besos y abrazos y es evidente que penso lo peor cuando no me vio llegar a la casa la noche anterior, asi que decidio dejarme pasar esta confusion por alto y lo mejor es que ni siquiera fui castigado. Fue una de las pocas veces que puedo decir que todo salio a mi favor.

Otro de los viajes a los que acudi con este grupo de Lideres, me llevo hasta la ciudad de Yamanashi, ubicada al Oeste de Tokyo, a pesar de que tal como la vez anterior, no tenia la menor idea de hacia donde ibamos o de que hariamos, solo de que pasariamos dos dias fuera de casa, que fue lo unico que tuve la certeza de preguntar. Aqui pusimos en practica casi todo lo que habiamos aprendido durante el año de entrenamiento y a la vez, compartimos con otros grupos de lideres de otras ciudades. Arribamos bien entrada la noche a un complejo hecho completamente en madera y de caracter rustico, en medio de un bosque de cerezos, lo que hacia el lugar un tanto magico. Pasamos la noche intercambiando experiencias con nuestros contrapartes de las distintas ciudades y cenamos todos juntos en un salon inmenso, para luego ser llevados a uno de los jardines contiguos al recinto, donde se nos permitio hacer fogatas.


El cansancio del viaje mas todas las emociones del dia hicieron que todos cayeramos rendidos antes de las 11:00 p.m. y fuimos todos llevados hasta nuestras habitaciones y por suerte estabamos todos cansados sin excepcion, ya que no hubo lugar esa noche para las acostumbradas bromas que se suelen hacer entre si los jovenes en este tipo de viajes. La mañana llego sumamente rapido y no puedo describirles con palabras la sensacion que tuve al momento de asomarme a la ventana cuando abri las cortinas. La montaña mas hermosa que jamas habia visto se presentaba imponente con los primeros rayos de la mañana, con su cima blanca y amplia falda que parecia abarcar todo el horizonte, como un gigante narcisista. No era nada mas y nada menos que el Monte Fuji, una mole natural que se eleva 3,776 metros sobre el nivel del mar y debo admitir que para mi fue una completa sorpresa, ya que no recuerdo para nada si nos dijeron en algun momento antes del viaje que nos dirigiamos a las proximidades de este coloso.

Desperte a uno de mis amigos para que contemplara junto a mi esta maravilla natural y el muy inocente le pregunta a uno de los lideres que estaba en nuestra habitacion si este era el Monte Fuji, a lo que el lider le contesta: "No, ese es el Monte Tsukuba (877 mts.)...ANIMAL! Claro que es el Fuji! Tu no pusiste atencion a la charla antes del viaje?" y todos los que estabamos en la habitacion estallamos en carcajadas y la verdad es que me averguenzo un poco cuando digo sin remordimiento alguno que me alegro de que el que hiciera la pregunta fuera el y no yo.

Fue uno de los fines de semana mas memorables de toda mi estadia en Japon, solo comparable con el viaje que hice junto al Sr. Hikita a Nagano, lugar donde se celebraron los Juegos Olimpicos de Invierno en 1998. Aqui tuve la oportunidad de ver nieve por primera vez a gran escala, ya que a pesar de que habia nevado en dos ocasiones en mi pueblo, los copos no tenian la suficiente densidad como para no derretirse al momento de tocar tierra y lo que quedaba no era otra cosa que un lodazal congelado.

Aqui en Nagano fue que esquie por primera vez y es la sensacion mas cercana que he tenido a volar, pude hacer un muñeco de nieve y como si todo esto fuera poco, me encontraba en compañia de Tomoko chan, la hija del Sr. Hikita y de quien estaba perdidamente enamorado. Para mi suerte, el Sr. Hikita queria hacer un matrimonio arreglado entre nosotros, por lo que no tenia problema alguno en permitirme pasar mucho tiempo junto a Tomoko. Ah, la inocencia...

Tuve la oportunidad de visitar Nagano nuevamente en la primavera, esta vez acompañado de toda mi familia, invitados de nuevo por el Sr. Hikita y la verdad es que cuando se experimentan las cuatro estaciones en un pais, se obtiene una vision completamente diferente del mundo, por trivial que suene, pero ver lo que en un momento estuvo cubierto de nieve hasta donde el ojo pudiera alcanzar y al cabo de unos meses ver toda la naturaleza cobrar vida en el mismo lugar, es algo dificil de poner en palabras.

Junto a otra familia, mi hermana Lia y yo, fuimos invitados por los padres de unos amigos del colegio a pasar una semana de las vacaciones de verano en su casa paterna, ubicada en un pueblo remoto, no recuerdo con exactitud donde, solo se que era en las cercanias de Tokyo y al parecer estas personas fueron en un tiempo muy influyentes en Japon, ya que la casa tenia un terreno inmenso y la costruccion de la misma era anormalmente grande para Japon, donde este tipo de casas solo estan reservadas para los terratenientes. Aqui fuimos llevados a un "Matsuri", donde participamos mi hermana Lia, el hijo mayor de nuestros anfitriones y compañero de estudios de Lia y yo en una especie de Talent Show, ganando un premio por creatividad, donde adaptamos un baile que habia hecho famoso Ken Shimura, un comediante japones a traves de uno de sus personajes, con la cancion "Bad" de Michael Jackson.

Uno de mis ultimos viajes durante mi estadia en Japon, lo realice junto a toda mi promocion, una especie de retiro, donde se resalta mucho la importancia del compañerismo y la convivencia. De mas esta decir que el choque emocional que esto provoca en los jovenes es muy profundo y permanece con uno para toda la vida. Tuvo lugar en un apartado campo, donde las unicas señas de civilizacion estaban a varios kilometros de distancia. El establecimiento que nos albergaba quedaba en medio de la nada y rodeado por bosques de extensa vegetacion y contrario a mis viajes anteriores con el colegio al cual atendia, en este se nos permitio tener mucho tiempo libre para solo estar con nuestros compañeros en un ambiente distinto lo que permitiio que nos compenetraramos mas. Todo giraba en torno a pasarla bien, haciendo extensas actividades de integracion y juegos interactivos, culminando con una noche "amateur", que tanto le gusta a los japoneses, dividiendonos en dos grupos por curso; hombres y mujeres separados. Los hombres de mi curso decidieron hacer una parodia de la cancion del Anime "Captain Tsubasa" que se basa en las aventuras de un jugador de Futbol durante sus anos de escuela basica. Mis compañeros decidieron hacerme el personaje principal de la parodia a manera de homenaje por aproximarse la fecha en la que debia partir y nos llevamos el primer lugar, recibiendo un premio simbolico.

Al dia siguiente se nos dio una charla de las distintas especies que se encontraban en nuestros alrededores, para luego ser llevados por una caminata ecologica mostrandonos todo lo que se nos habia ensenado, pero en su ambiente natural. Todo esto culmino con un Rally por los senderos y trillos que habiamos caminado el dia anterior, donde mi equipo gano el segundo lugar. La verdad es que no me puedo quejar. Fueron unos años maravillosos.

Llegado Marzo de 1989, fecha en la cual tambien tienen lugar las graduaciones de las escuelas basicas en Japon, donde los que salen de 6to de primaria se dirigen a su nueva vida como pseudo-adultos, se aprovecho la ocasion para despedirnos a mi y a mi hermana durante el acto de graduacion.

Las ceremonias de graduacion son el completo opuesto a lo que conocemos en occidente. Son muy solemnes y el centro de atencion son los estudiantes en si y no los oradores. Los discursos en su mayoria son pronunciados por los estudiantes mismos y durante el acto los de 5to curso ofrecen canciones a los graduandos. Lo que mas recuerdo de este dia, es que la ceremonia emotiva por demas, donde se despiden amigos que han estado juntos desde la pre-primaria, era doblemente triste para mi, pues de nuevo tenia que despedirme de los amigos junto a los que habia compartido tanto y a diferencia de aqui, habiamos logrado crear un vinculo muy cercano gracias a los retiros que aqui muchas veces se limitan a solo los bachilleres. En este caso, la despedida era muy diferente a la que habia tenido que hacer en Dominicana, donde sabia que al regreso podria ver de neuvo a mis amigos. En esta oportunidad sabia que el adios seria si no permanente, al menos muy largo. Eso me dejaba muy acongojado y deseaba en aquel entonces porder quedarme a vivir en este pais al que llegue solo con la intencion de permanecer el tiempo estipulado.

En esta ceremonia se canto una cancion de la que solamente pude guardar en el recuerdo una pequena estrofa, asi como la melodia y el hecho de que al cantarla, todos en el auditorio empezaron a llorar, desde maestros hasta estudiantes. Cuando llegue al pais, la cancion era una de las cosas que mas recordaba de mis ultimos dias en Japon, pero con el paso de los años lo poco que recordaba de ella se fue haciendo cada vez mas difuso.

Dado que las ultimas semanas he tenido mucho de tiempo de ocio, decidi buscar en Google esta cancion, determinado a encontrarla a toda costa y con tiempo de sobra en mis manos para ello. Asi que realice mi primera busqueda escribiendo las pocas palabras que creia recordar en el buscador, pero no obtuve ninguna suerte, asi que entonces preferi hacer una busqueda generica escribiendo las palabras: "Elementary School Graduation Songs in Japan" y lo unico cercano que pude encontrar fue este articulo en About.com: Graduation Song. Busque de inmediato en Youtube y Goear las dos canciones especificadas en el articulo pero sin mucha suerte. En este momento, encontrar esta cancion se convirtio en un proposito de suma importancia para mi, ya que como bien dice el titulo de esta entrada, recordar es vivir y la nostalgia me habia invadido de tal forma, que los recuerdos de mi viaje volvieron a mi como un alud indetenible.

Estaba en una mision y no descansaria hasta encontrarla. Fue casi por casualidad que recode haber escuchado hace casi tres años sobre un programa en internet, donde solo se debe tararear la cancion y esta trata de encontrar la concordancia mas cercana. Asi que realice una nueva busqueda en Google, pero esta vez escribiendo "Hum the song and find the match". Fue asi como di con Midomi y tuve mis dudas de encontrar la cancion, puesto que todo lo que veia en el portal era anglosajon, pero aun asi procedi a tararear la cancion lo mejor que pude y esperar el resultado.

Mi sorpresa no pudo ser mayor cuando al momento de pinchar sobre la primera coincidencia, me encontraba escuchando la misma cancion que hace 20 años me habia hecho sentir tan nostalgico y melancolico y que diera como resultado esta entrada biblica al blog.

A continuacion dejo la version A Capella que encontre en Midomi y una traduccion un tanto interpretativa de la letra de la cancion:

"Abre las ventanas del corazon
y mira el cielo azul y el sol
que los sueños a alcanzar te llaman.

Ahora que nos despedimos, no temamos.
La primavera de la vida de los que partimos
apenas empieza.

No importa si nos sentimos tristes o alegres,
sigamos viajando por la vida.

Asi que no temas por mi, amigo
no temas para nada.

Cuando el trayecto de este viaje
se este haciendo doloroso,
cuando la primavera este llegando a su fin,
es la fuerza que me brindas, amigo,
lo que me ayudara a llegar hasta el final,
porque somos amigos."


Tabidachi


No se imaginan la sensacion que tuve despues de revivir lo que significo para mi en su momento escuchar esta cancion, luego de 20 años, donde a pesar de que la mente nos traiciona y nos hace pensar que el tiempo no ha pasado, para bien o para mal lo ha hecho, pero al final, tal como decia Josep Mascaró en el anuncio que aparece unas entradas mas abajo en el anuncio de "Destapa la felicidad", solo nos recordaremos de las cosas buenas y de que la vida es muy corta.

Definitivamente, recordad es vivir.

14 comentarios:

jb dijo...

Arturo, tremenda experiencia a esa edad.
Pero ya veo que desde pequeño te persiguen los inconvenientes con los viajes!

Has mantenido el contacto con algunos de los compañeros de escuela o con el sensei?

Arturo Ruiz dijo...

Lamento decirte que no, JB, pues en ese entonces no habia internet y las llamadas como dije anteriormente, costaban un ojo de la cara. Intente en par de ocasiones mantener contacto por cartas, pero solo llegue a recibir a cambio una sola carta.

Fue asi como poco a poco fui oolvidando el janpones, por la falta de practica.

Nadie sabe, a lo mejor me doy un viaje por esos lares en un futuro, a lo mejor Tomoko todavia esta soltera, jejeje.

Rosa María dijo...

Arturito, yo si disfruté esta remembranza, y puedo ver que tienes una memoria privilegiada.
Hay un momento en nuestras vidas que uno añora revivir esas etapas.
Sigue escribiendo pues pienso que eres un gran escritor en potencia.
Tienes los genes de tus padres, a quienes reconozco como muy inteligentes. Un abrazo Rosa Maria Diaz (Amiga de tu madre por si no recuerdas)

Arturo Ruiz dijo...

Rosa Maria, claro que me acuerdo! Gracias por visitarnos por aqui, lastima que halla sido en el tiempo en que ya he decidido dejar de actualizar.

No se que tiempo me tome para que me llegue la inspiracion de nuevo si es que llega del todo, pero el blog esta extra-oficialmente clausurado.

Gracias por el cumplido, pero solo escribo como me sale, como si estuviera hablando con un amigo.

Saludos a toda la familia por alla.

juan ruiz dijo...

Hola Arturito!, que bueno saber de ti a traves de este 'clausurado' blog...No importa si estas triste o contento, tiene una habilidad tremenda para narrar las cosas cotidianas del presente y del pasado, no te dejes desanimar y expresate, creo que los que te leemos nos remontamos tambien, a traves de tus escritos a nuestras propias vivencias y turbulencias...
Disfrute bastante este escrito sobre Japon y me maravilla la memoria que tienes...A mi no se me olvida el dia que los fui a recoger al aeropuerto de Puerto Plata a su regreso de Japon, aquellas famosas 'galleticas' que ustedes se comian con tremendo gusto, y cuando las probe me supieron a rayos pues si no me equivoco estaban echas de algas de mar o algo por el estilo, aghhh!!!...
Mi querido sobrino, como siempre recibe un abrazo fuerte mio, te quiero mucho...
Juan Ruiz

Arturo Ruiz dijo...

Yo tambien me acuerdo de ese dia como ahora y recuerdo tambien que le decias a Julian: "No te comas esas galletas tan rapido, que despues te van a hacer falta." y en efecto, nos la comimos en los primeros 3 dias y despues de ahi no hubo nada con que consolar a Julian. Las galletas eran una mezcla de harina con salsa de soya y algas, hechas al horno y la verdad es que son un gusto adquirido.

Con respecto al blog, la verdad es que estoy en blanco con respecto a Bangladesh, no se si porque aun esta muy reciente mi llegada, pero si es que me llega algo a la cabeza que crea que merece la pena compartir, no dudo en que me dare la vuelta de vez en cuando y deje caer par de lineas.

Un abrazo, Tio. Te quiero mucho.

Anónimo dijo...

Bueno ,gracias Arturo por hacernos recordar ese dia! recuerdo tambien ,perfectamente cuando llegamos a casa de mama nos quitamos los zapatos en la puerta de la casa y los dejamos en el pasillo cuando llegamos a ptp pta ,oimos el sonido de casa en un riquisimo perico ripiao y que en donde te revisan no era tan moderno sino que te sacabn todo de la maleta, no habia aire acondicionado ,y si mal no recuerdo creo q ni luz electrica y llegamos a las 2 pm al pais y salimos del aeropuerto mariados por el calor y la experiancia como a las 7pm. pero felices de q habiamos llegado a los nuestros y a veces ya en el pais tenia la senzacion de que lo vivido en japon solo fue un sueño

juan ruiz dijo...

Mira, a mi no me importa si le cambias el titulo al blog, por mi pudiera ser "Mis vivencias en Cutupu o Guatapanal o Canca la Piedra o de cuando sali a beber por primera vez", el asunto es que nos entretengas con tu manera peculiar de decir las cosas, no importa el tema que sea, OK!

Jorge Tallaj dijo...

Tremenda experiencia, Arturo. Realmente envidiable.

Uao, con que libertad podias andar por Japon, aqui estarian tus padres con muchisimo miedo...

Arturo Ruiz dijo...

Asi es, Lia, despues que uno vuelve a la realidad, lo vivido empieza a sentirse como un lejano recuerdo solo es con el tiempo que aceptamos que en realidad paso.

Tio Juan, la veradd es que me ha causado gracia tu comentario, pero vere entonces como encuentro la manera para mantener el blog actualizado de vez en cuando. A ver que se me ocurre.

Jorge, la verdad es que no te imaginas la libertad que tienen los niños para andar solos por la calle en Japon. Es mas, esa seguridad se extiende no solo a los niños, sino que alla puedes dormir con la puerta de tu casa abierta.

Una maravillosa cultura la verdad.

Solano dijo...

Tremenda experiencia colega... sabes que siempre he tenido un deseo bien grande por conocer a ese gran pais que segun me narra, es como ir a otro planeta que queda a años luz a este que conocemos.

Disfrute bastante leer estas lineas, gracias a tu descripcion fue como estar alla tambien y haberlo vivido a traves de tus ojos. Y la verdad es que es grandioso recordar aquellos dias, donde no existia mas nada que vivir el dia a dia, y recordar aquellos dias con mucha nostalgia, dias de felicidad e inocencia.

Trae un sentimiento muy bonito el voler atras y volver a vivirlo a traves de los recuerdos.. imagino que felicidad y emocion cuando encontraste la cancion.. yo me hubiera sentido igual de emocionado.

Lo que no entendi fue eso de la graduacion en 6to de primaria.. como es que funciona eso alla?

Que experiencia colega!....

Solano dijo...

Nadie sabe colega si en un futuro, encontramos una oportunidad y nos vayamos el grupo para alla aun sea por 15 dias...tenemos toda una vida para tratar de hacer eso :)

Que Dios nos ayude, nos de mucha salud y mucho exitos para poder lograrlo. =)

Arturo Ruiz dijo...

Caramba, Cailo, que agradable sorpresa encontrarme con un mensaje tuyo por aqui.

Fijate, alla en Japon se hacen cuatro graduaciones y es que los japoneses le dan un alto valor a estos eventos, pues representan para los jovenes un peldaño menos en su crecimiento.

Cada etapa que pasa, es celebrada en grande y con mucha ceremonia por esta cultura, y de esta forma van realzan el valor de los logros.

Y si, creeme que estoy pensando seriamente regresar a Japon. Si podemos hacerlo Juan, Jorge, tu yo, seria aun mejor.

Tenemos todo el tiempo del mundo, como dices.

Solano dijo...

Ya entiendo colega, un ejemplo mas de lo formidable que es la cultura Japonesa.

Bueno, tu sabes que yo siempre he querido ir asi que si tu idea de volver va en serio, cuenta conmigo. Ojala y Dios nos de las oportunidades para ir, fuera una oportunidad unica.