viernes, 13 de junio de 2008

Hace un año que te fuiste...

Papi, a un año de tu partida, aun espero tus llamadas nocturnas. A veces siento el deseo de llamarte y contarte como fue mi dia. Las cosas buenas que estan pasando en mi vida y la de mis hermanos. Decirte cuanto te extraño, cuantos deseos tengo de verte, de abrazarte, de cuidarte.

A veces de verdad no creo que ya no estas mas con nosotros. A veces, mientras busco un telefono en la agenda veo tu nombre y tu numero, a veces me conecto al MSN y veo tu usuario y siento el deseo de que te conectes.

No te imaginas el impacto de tu vacio. No poder compartir contigo los momentos que vivo actualmente, me dejan un sabor agridulce. Ahora que vivo fuera del pais, en una cultura totalmente diferente y en un pais lejano, recuerdo cuando te fuiste a España, luego a Japon. Era en ese entonces irse al otro lado del mundo. Como no querer compartir todo esto con alguien que estuvo en mi situacion mas de una vez?

Me haces mucha falta y hago lo mejor que puedo para acostumbrarme a tu ausencia. Aun asi, no dejo de desear que estuvieras aqui todos los dias para que vivas esta experiencia conmigo.

Calamaro podria decirlo mejor que yo:

"Dejaste gloria y regalaste historia con tu compás gitano, pechito bailarín, según el paladín, siempre al frente, temerario o valiente, un ejemplo de talento y gente. Un Maradona que mezclaba todo, un chico de la calle, iluminado y zarpado, con mala leche y con humor, con cierto candor. Un ejemplo de lo que es vivir fuerte. El capitán de un barco de piratas y del arca de Noé. Donde me estaras esperando para seguir cantando? Ya hace un año de alta de este "hospital". Tengo que contarte como te recuerdan todos por aca, solo quedan los pedazos rotos del espejo interior. Sigues siendo el himno de mi corazon y yo sigo un poco aca un poco alla, intentando aprender, me tendrias que ver ahora...Por que te fuiste? Te extraño suficientes veces al año para poder aprender a seguir, vivir..."



***

Escrito el 13 de Junio de 2007.

Definitivamente, por lo que todos recordaran a Papi, sera por el inacabable deseo de vivir que siempre tuvo a flor de piel. No solo lo manifestaba abiertamente con su actitud y enfrentamiento hacia la enfermedad que lo acompaño por mas de 45 años, sino que tambien lo inculcaba.

Como todo buen profesor y educador, nos deja a mi, a mi familia y todos los que lo conocieron con esa valiosa enseñanza. No encontraremos otro logro igual en su carrera docente, llena a la vez de logros academicos; que lo distinguian en cierta forma del resto de nosotros. Sin embargo, me enorgullezco al saber que no sera recordado por ellos, sino por su legado como batallador.

A lo largo de estos dos dias, he podido hablar con varias personas que han querido dejarnos su sentir de una forma u otra y han logrado comunicarse conmigo en mi numero celular y no recuerdo haber recibido un solo mensaje de lamentaciones. Todas las palabras son de aliento y admiracion. Todos han coincidido al resaltar la fuente inagotable de fuerzas que lograba reunir Papi para nunca mostrar una mala cara, no importa que tan grave fuera su situacion y estoy seguro que ninguno de nosotros jamas entendera el sufrimiento que tuvo que vivir los siguientes 45 años despues de su diagnostico como diabetico, en especial los ultimos 7, eso solo lo sabia el y sin embargo, no recuerdo haber visto una sola foto suya desde que partiera a NY en la que no estuviera sonriente de oreja a oreja.

Ese sera el padre que recordare. No al profesor, no al eterno viajero, no al enfermo. Recordare al batallador sonriente que nunca se canso de querer vivir, tanto asi, que Dios se lo llevo, porque el nunca se entregaria a la muerte y fue misericordioso al ahorrale una despedida lenta y llena de sufrimientos. Ese fue su premio a tanto esfuerzo. Podriamos decir que se fue bajo sus propios terminos, dejandole las condiciones a Dios.

La ultima vez que vi a mi padre fue el dia que marcho a Estados Unidos hace ya unos 5 años, solo tenia unas penosas 80 libras restantes de aquel marco fornido de 145 libras, su cabellera reflejaba mas craneo que lo habitual y ya no era el caminante insaciable que todos conocian, y no puedo decir que no lamento no haberlo visto en todo este tiempo, porque no paso un dia en todos estos en el que no pensara en el o no lo extrañara con el corazon en la mano, pero tampoco siento arrepentimiento de que las cosas tuvieran que pasar de esta manera. Gracias a su partida y a su solitaria permanencia en Estados Unidos, pasando por decenas de desaciertos e importunando a terceros, una y otra vez, fue capaz de saber que fue abuelo dos veces y aunque nunca conocio personalmente a sus nietos, pudo escucharlos, pudo darle seguimiento a su crecimiento y travesuras a traves de fotos y otros familiares, supo que logre finalmente convertirme en Ingeniero y que a pesar de las desventuras, sus hijos se hicieron camino en el mundo para tratar de ser personas de provecho, que su esposa, mi madre, despues que ya la fuerza laboral la tildaba de acabada, logro una segunda oportunidad a una carrera. Que sus hermanos, sobrinos, tios, primos, familiares en general, amigos de infancia e incluso amigos de sus hijos, sintieron el impacto que el dejo en sus vidas y se lo manifestaron en todas las visitas que le hicieron.

Yo diria que son suficientes motivos para no arrepentirse y darle gracias a Dios todos los dias, por cada uno de los 1,825 de ellos.

Padre, hoy mas que nunca te extraño, te pido perdon por todo lo que no te dije, por todos los dias que estuve muy cansado para hablar contigo, por todo lo que quisiste ver en mi pero que no fui capaz de lograr, pero te prometo que vivire cada dia tratando de emular la fuerza que me enseñaste que puedo ser capaz de poseer si tan solo me lo propongo y si mis convicciones son lo suficientemente fuertes y puras.

Te amo y te extraño, queridisimo padre.

Tu hijo, Arturo Ismael.

"Shine on you crazy diamond... Well you worn out your welcome, with random precision, rode on the steel breeze... Come on you raver, you seer of visions, come on you painter, you piper, you prisoner, and shine!"

9 comentarios:

Lia dijo...

Un abrazo Arturo.....

Jorge Tallaj dijo...

Un abrazo solidario en este momento, Arthur. Y mucha fuerza para seguir labrando ese camino que estas labrando, siguiendo el mejor de los ejemplos, el legado de tu padre...

Angie Guichardo dijo...

Estamos contigo, mi amor.

Un beso!

Myan Daras dijo...

Hola, soy Myan, como tú estoy vivo en noches y días destinados a vacíos y despedidas

Juan J. dijo...

Arturo el tiempo pasa rápido y aunque hay personas que hoy no están con nosotros si las mantenemos vivas dentro de nuestros corazones y con cada enseñanza que ponemos en práctica... Un abrazo.

Juan Ramírez

Anónimo dijo...

Arturo, fuerzas y sigue adelante!!!

Saludos en la distancia!!!

Vicky Ledesma dijo...

Arturo,


Fuerzas y recuerdas que a pesar de la distancia, estamos contigo.


Slds,

Mirtha Midence dijo...

Arturo.. Como son las cosas!! a un año es que me entero de lo que viviste. Se perfectamente como te sientes y lo duro que es no recibir esa llamada esperada; buscar y bucar, y no encontrar; se perfectamente el vacio que se siente, porque ademas de un ser querido se ha perdido al mejor de los amigos.
Dicen que recordar es volver a vivir; es mantener vivos a tus seres queridos, pero.. Como duele recordadr y caer en la realidad de que esa persona ya no esta fisicamente!!!
Solo nos queda tratar de ser fuertes y hacerlos felices desde aqui, haciendo lo que a ellos les hubiese gustado vernos hacer.

Besos....

Mirtha Midence

AnØn!moü§ LØvèr dijo...

Cuanto lo siento hermano.

Gracias por el consejo, lo aplicare.