domingo, 22 de noviembre de 2009

Una dosis de Realidad, mas que de "Reality".


El Viernes pasado me tocaba actualizar mi acostumbrada entrada al blog sobre la "Competencia por la Vida", como le hemos bautizado en la empresa al "Reality" en el cual estoy compitiendo junto a otros compañeros de trabajo. Sin embargo, me temo que esto no sera posible en vista de que me encuentro postrado en la cama con una hernia cervical, o como le llamara el doctor por su nombre medico: "Cervicobraquialgia"

En mi ultima entrada explique como tuve que detener los ejercicios por unos días debido al dolor que me había provocado una torticulis, o al menos lo que creía era algo parecido. El dolor cedio al cabo de unos días gracias a unas "fricciones" que me aplicara mi madre y masajes por las noches, pero aun así, sentía la penita en el área del cuello y la espalda. Por alguna razón, este dolor recrudeció durante el fin de semana pasado y ya para el Lunes se me hacia muy dificultoso mantener una postura recta o mirar hacia los lados sin mover todo el tronco.

En mi caso particular, suelo desestimar estos dolores como pasajeros y tomo cualquier cosa que me provoque alivio temporal y esta vez no fue la excepción. Sin embargo, dormir por las noches era imposible y pase toda la madrugada del Lunes sentado con la cabeza baja en la mesa del comedor, hasta que a eso de las 4:00 am el sueno me venció. El Martes fue aun menos llevadero que el Lunes, pues ya el dolor se había extendido hasta el hombro izquierdo.

Mis compañeros de trabajo me animaron a visitar el dispensario medico que se encuentra en el parque, para que me aplicaran una inyección que había probado ser efectiva con otra de mis compañeras, aquejada por un dolor similar. En vista de que estoy afiliado a Salud Segura, quise primero llamar al dispensario para verificar que con este seria atendido, ya que por este pertenecer al Estado y rumorarse su quiebra, sabia de antemano que tendría dificultades. En efecto, del dispensario me respondieron con la negativa de que no podrían atenderme con dicho seguro.

Ante esta situación, ofrecí pagar la cantidad de dinero que fuera necesaria con tal de que me brindaran los servicios, pero mi sorpresa fue aun mayor cuando me informaron que ni aun pagando podía ser atendido. Obviamente consternado, lleve mi queja a la Gerente de Recursos Humanos para que esta hiciera llamadas por su lado y me diera el veredicto final. Sus esfuerzos dieron resultado, luego de que la empresa que me contrata acordara hacerse cargo de los gastos en los que se incurriesen en mi tratamiento y yo le reembolsaría dicha cantidad a la empresa.

Espere la hora de salida para visitar el dispensario, para así poder marchar a mi casa inmediatamente me fuera administrada la inyección. A eso de las 6:00 pm, era atendido por el personal medico que ahí labora y me fueron administrados en una sola inyección hipodérmica esteroides, analgésicos y complejo B. La presión al momento de la inyección era de 140 sobre 100, pero pasados unos minutos de administrado el coctel ya estaba en su habitual 120 sobre 80. El Doctor atribuyo este repentino subidon de presión, al stress bajo el que se encontraba sometido mi cuerpo a causa del dolor.

No solo la presión retomo su nivel normal, sino que el dolor mismo desaparecía como por arte de magia. Sintiéndome mas que animado por tener de vuelta el movimiento de mi cuello, marche hacia mi hogar con el alivio que siente un prisionero de guerra luego de ser liberado, después de haber sido torturado por periodo prolongado.

Como tenia varios días sin dormir, esa noche procure hacer mi rutina completa cuestión de que estuviera en cama antes de las 10:00 pm. Dicho y hecho, los calmantes estaban surtiendo su efecto y antes de las 10 de la noche me encontraba con Morfeo.

No pudieron haber pasado mas de dos horas cuando desperté bruscamente con un dolor estrepitoso en el brazo izquierdo. El impulso eléctrico que mi cerebro emitió hizo que me levantara de la cama como si hubiera tenido detrás un resorte. Obviamente, lo primero que me vino a la mente fue un posible ataque cardíaco, ya que la presión había estado un tanto alta durante todo el día, pero luego me calme cuando vi que no tosía ni sentía dolores en el pecho.

Desperté a mi madre para que me aplicara compresas calientes y Diclofenac en gel. Por espacio de media hora me contorsione hasta que el dolor fue demasiado para mi y pedí que me llevaran a la clínica. Antes de salir, llame a mi Tio Pito, Cirujano Ortopeda para que estuviera al tanto. Este me respondió que nos encontraría allá.

Al llegar a Emergencias, inmediatamente enseñe la receta medica que me habían prescribido unas horas antes en el dispensario medico. La Doctora de turno me informaba que no podía medicarme mas de lo mismo en tan poco tiempo, puesto que se suponía que estos medicamentos eran altamente efectivos. Esta solo accedió a aplicarme un analgésico intravenoso, hasta que llegara mi Tio. Este no hizo nada por mejorarme y en cambio el dolor escalaba mas y mas.

Al cabo de media hora, mi Tio se presentaba y tras hacerme unas cuantas preguntas, supo lo que me pasaba. Hernia Cervical o cervicobraquialgia como dije anteriormente. Colo sus manos en mi espalda y me pidió que le fuera indicando los puntos de dolor a medida que me auscultaba. Marco dos en la columna en el área lumbar, dos en el omóplato izquierdo y dos en el cuello. En todos y cada uno de ellos procedió a inyectarme anestesia local mientras aseguraba que mientras mas puntos de dolor fueran apareciendo, mas inyecciones vendrían, lo que me puso a pensar por un momento que a lo mejor no era buena idea seguirme quejando. Cada inyección se sentía como si al nervio mismo le hubieran hecho un corto circuito y la explosión quisiera extenderse por todo lo largo de este. Dolía mas mientras entraba el liquido que el pinchazo en si.

Ya eran próximo a las 4:00 am y habían transcurrido 3 horas desde que ingrese a Emergencias y el dolor parecía entumecerse a causa de la anestesia local. El dolor estaba siendo empujado desde mi hombro hasta la mano izquierda y esto era seña de que el nervio se había infiltrado exitosamente. Mi Tio bromeaba conmigo tratando de hacerme sentir mejor, diciéndome que esta era la primera vez que inyectaba a alguien en el área cervical y la razón por la cual había demorado tanto en llegar a la clínica es que se había detenido unos minutos antes de salir a leer un poco acerca de este tipo de hernias.

Mientras el preparaba mi salida, escuche a la doctora de turno decirme que debería ser operado y que era inminente que me hiciera una resonancia magnética para verificar que tan rápido debía hacerlo. Esto fue un bajón de ánimos muy por encima de lo que esperaba. A mis casi 33 años, no estoy tan ansioso de ser intervenido quirurgicamente de una forma tan invasiva.

Luego de procurar todo un botiquín de medicamentos, mi Tio decide que no es necesario que sea internado y en cambio programa una cita con un Neurocirujano amigo de el para el día siguiente. Llegue a mi casa próximo a las 4:30 am y trate de dormirme de inmediato, pues el día había estado cargado de eventos. Por desgracia, el efecto de la anestesia paro luego de dos horas y me encontraba donde mismo habia estado unas seis horas atras.

Llame en todo desesperado a mi Tio, rogándole una operación, pues el dolor no se comparaba con nada que hubiera sentido hasta ese día. El me pidió que me calmara (medico al fin) y me aseguro que una operación en mis condiciones era caso extremo, ya que esto solo se hace para personas en edad avanzada y que para lo que tenia, existía un tratamiento probado. Claro esta que esto no hacia nada por calmar mi dolor y angustia en el preciso momento. Su panacea fue indicarme mucha agua caliente y otra dosis de analgésicos, que si bien no me tocaban hasta dentro de 6 horas mas, harían que mi cuerpo se rindiera y se relajara.

Entre a la ducha y coloque mi hombro justo debajo del torrente de la ducha por espacio de diez minutos y me tome otra dosis de los medicamentos indicados y esto ayudo a que durmiera hasta la una de la tarde. Cuando desperté, las horas de inmovilidad ayudaron a que la anestesia surtiera su efecto y ya el único dolor que sentía era el de los pinchazos hechos en mi espalda y cuello, acompañados de un calambre por todo el brazo, que hacían que este se sintiese como si no fuera mio, sino mas bien como un bulto incomodo. Me vi con la Doctora, la cual me indico una placa y despues de verla, confirmando lo que ya era sabido, me incapacito por 15 dias a la vez que me condenada a un cuello ortopédico y terapia de tracción cervical.

A partir de este día, no es mucho lo que puedo contarles, pues todos transcurrieron como uno solo, ya que siguieron las inyecciones a la espalda y los analgésicos, por lo que pase gran parte de la semana durmiendo. Solo ayer, día en el que mi Tio sugirió detener momentáneamente los medicamentos para verificar el progreso de mi hernia y que estos no estuvieran ocultando un mal mayor, pude pararme de la cama.

Hoy retome el tratamiento, pues el calambre sigue aun con mas fuerza que antes, pero esto según me explicaron, es parte del proceso de mejora. El solo escribir todas estas lineas ha tomado su buen tiempo, ya que la mano izquierda es como si no existiera, pero por lo menos estoy mas lucido que durante toda la semana, lo cual es una gran cosa. El cuello ortopédico ha probado ser la mayor de las incomodidades, el cual solo me quito para hacer la terapia de tracción y el estar postrado en la cama tampoco ayuda mi estado de animo, pero todo con tal de mejorar.

Espero poder ser el mismo de siempre cuanto antes. Gracias a todos los que se han preocupado y se han mantenido al tanto de mi progreso estos últimos días.

Solo como dato al margen, les cuento que me pese en la balanza que tengo en casa, y aunque esta no es la oficial, esta decía 202 libras esta tarde. Asumiendo que coincida con la oficial, ya tenemos 25.5 libras menos que el 6 de Octubre.

Les tendré un update propiamente, en cuanto me reintegre a mis labores.

Saludos!

9 comentarios:

Judith dijo...

Chino, hasta ahora me entero de tus dolencias..........cuidate mucho y que te mejores pronto!!!

Raquel dijo...

Artuuuuuuuuu.... definitivamente que no hay suerte!!! Lamento mucho este incidente, tomalo como unos days off de tu trabajo y relajate que la tension no te ayudaria en nada. Espero que el tratamiento que elijan, sea cual fuere, sirva para calmar tus dolencias! Si necesitas cualquier cosa me llamas. Ahora me doy cuenta que no tengo tu numero de telefono. Mandamelo en privado.
Un beso y que te mejores!

juan ruiz dijo...

Caramba mi sobrino, ya me extrañaba que no estuvieras escribiendo nada durante la pasada semana...Solo te puedo decir que espero que te sientas mejor muy pronto y que el tratamiento recetado de resultado, te mando un fuerte abrazo (Ouch!!) y que te mejores...

juan ruiz dijo...

Ah! se me olvidadba decirte que para poder pronunciar el nombre de tu dolencia sin equivocarme, tendre que desempolvar mi carnet de la Universidad e inscribirme de nuevo...Uff! que dificil me suena...
Tu tio Juan

Anónimo dijo...

Chino... Mejorate pronto!!! a partir de ahora a cuidarte un chin mas y no le des tanta mente al problema para que te afecte menos!!!

Alberto García dijo...

Que pena.. espero que te mejores pronto.. A mi también el cuello me duele un poco cuando hago mucho ejercicio, o cuando no hago ninguno (Todo es malo), pero me he chequeado todo y en conclusion es el STRESS (No se cual, ya que me tomo la vida sin stress). Claro está, lo mio no se asemeja a lo que describes.... Bueno, mente positiva y mejorate pronto!

Solano dijo...

Colega, mi hermano, que pena el leer estas lineas y ver que pasas por eso. Problemas cervicales y de columna son de las dos cosas peores que uno puede sentir, realmente entiendo tu posicion.

Me alegra saber si que estas mejor, sigue echando para alante y espero que sigas mejorando, no te descuides y mantenos al tanto.

Te recomiendo usar compresas calientes, por espacio de 15 minutos, colocando y quitandolo, colocandolo y quitandolo, osea turnandolo, pues eso ayuda a relajar el musculo y debera de ayudarte.

Un abrazo mi hermano y sigue mejorando!

Rosita Colourfull dijo...

me imagino el dolor y el sufrimiento, espero que te mejores pronto!!

Arturo Ruiz dijo...

Muchisimas gracias a todos por el seguimiento y los buenos deseos. Creanme cundo les digo que ayudaron en gran medida a mi pronta sanacion.