viernes, 13 de noviembre de 2009

Mi Propio "Reality" - Update 5


Desde hace unos días quería actualizar "Mi Propio Reality", ya que la ultima entrada data de hace dos semanas aproximadamente, pero como no suelo contar el pesaje de los Lunes como una actualización, sino mas bien como un seguimiento y en vista de que enferme ligeramente de la gripe, lo único que quería al llegar a la casa era acostarme para reponer las energías que agotaría el día siguiente.

Espero resumir lo mejor que pueda estas ultimas dos semanas, para que la entrada no se torne larga y monótona, así que aquí vamos. Retomemos la historia donde la dejamos, en Santiago.

Desde que empecé a laborar para mi actual empresa, solo he podido ir a Santiago tres veces. Para los que me conocen, sabrán que esto es un duro revés para mi, pues no hay otro sitio en todo el mundo donde preferiría estar y asumía que una vez estuviera de nuevo en el roce laboral, los fines de semana estarían destinados a mis amigos y familiares, allá en la Ciudad Corazón.

El último fin de semana de Octubre, finalmente tuve la dicha de ir a compartir con mi hermano Jorge Tallaj y su familia y a la vez de cortarme el pelo, ya que la persona que lo ha hecho durante los últimos 12 años se encuentra allá también y caramba, como necesitaba un corte de pelo!

Para mi suerte, Jorge al igual que yo ha tomado la decisión de cambiar su estilo de vida y esta llevando una dieta balanceada, por lo que las comidas no son un problema para mi cuando me traslado hacia allá y en dado caso de que queramos comer fuera, optamos por la siempre saludable opción de Olive's.

Viniendo de haber rebajado solo media libra durante la semana, en gran parte gracias a la semana tan inconsistente que tuve, como explique en la ultima actualización, donde no solo se me averió la Elíptica, sino que también hice numerosos desarreglos, estaba altamente motivado para recuperar el terreno perdido durante el fin de semana. Llegue a Santiago a eso de las 7:00 pm del Sábado y como me esperaba mi peluquera, no tendría tiempo de cenar a mi hora acostumbrada si esperaba salir de ese compromiso primero, por lo que me acerque al tramo de la cafetería de la parada de la Metro, buscando no se que alimento saludable, pero de igual forma tenia que ingerir algo, lo que fuera. Para mi sorpresa, tenían un sandwich de jamón y queso en pan integral, sin aderezos y esta fue mi cena. Lo acompañe con un agua saborizada y de inmediato tome un taxi hasta mi siguiente parada.

Cuando llegue donde Magdalena, mi peluquera, aun quedaban dos personas antes de mi por ser atendidas y no me quedaba de otra que esperar. Por suerte las horas pasaron rápido, gracias a un amigo de Magdalena, con quien sostuve una conversación bastante entretenida de "nuevas oportunidades de negocio" entre las que se encontraban un centro de llamadas erótico y cerrar el mercado cibaeño dejado vacío por Pepelucho, el peruano que llenaba Colinas Mall de productos solo disponibles a través de el.

Cuando finalmente me toco el turno de pelarme, creo que dure mas tiempo siendo recortado que lo que dure en espera. Magdalena casi me da la escoba y me suplico que no durara tanto para volver la próxima vez. Yo entretanto, me sentía bien complacido, pues no tenia dudas de que ya estaba rindiendo frutos mi fin de semana, pues estimaba haber perdido al menos media libra mas solo con esta mejora.

De aquí me dirigí a casa de Jorge y pasamos una velada sumamente agradable, viendo el juego de mis Águilas, hablando de deportes y de nuestros progresos lentos pero seguros en nuestro nuevo reto. Hacia tiempo que no me sentía tan bien y fue el final perfecto para un Sábado en Santiago.

Como suele pasarme cada vez que voy a casa de Jorge, me levanté próximo a las 7:00 am completamente descansado y rejuvenecido. Esto se lo debo no solo a que aquí libero las presiones del día a día, sino que el lugar donde vive Jorge es paradisíaco, sobre todo a esa hora, donde siempre procuro salir a la marquesina a disfrutar de los amaneceres de mi ciudad.

Al cabo de una hora, Jorge y Stefan se me unieron y todos disfrutamos de unas tostadas con queso suizo y jamón de pavo, mientras planificábamos la agenda para el resto de la tarde. El plan estaba hecho y habíamos decidido quedarnos en la casa a ver los partidos de la Liga Primera de Fútbol de España y el juego de los Giants en la NFL. Lo que comeríamos lo deciríamos a su debido tiempo.

Este era el plan perfecto para mi, pues aunque siempre opto por quedarme hasta el último instante posible en Santiago, tomando la Aetra de las 9:00 pm, en esta ocasión había dejado mi vehículo en la Metro y debía procurarlo temprano, así que me iría en el viaje de las 5:30 pm. Mientras menos tuviéramos que salir de la casa mejor, así rendíamos más el tiempo.

Entre partido y partido de Fútbol, se aproxima la hora de comida y Jorge sugiere que pruebe el Bread Bowl Pasta de Domino's y aunque admito que se me entorpeció el habla cuando trate de agradecer su oferta, el balbuceo provocado por la boca hecha agua dio señales de que en realidad me moría por uno. Jorge insistió agregando que la mitad de uno solo tenia 700 calorías y que podíamos compartir uno para los dos, lo que fue razón suficiente como para que accediera. Después de todo, tenia derecho a un "boost" durante el fin de semana.

Aquello fue una explosión de sabores en mi boca y es increíble como el paladar detecta las mas sutiles insinuaciones de ingredientes exóticos luego de privarlo de los sazones cotidianos por un largo periodo. Desde el queso parmesano hasta el perejil picado, distinguí uno a uno los ingredientes de la Salsa Alfredo. Debo hacer hincapié en que no estoy "a dieta", tan solo elegí cambiar la manera en la que me alimentaba y gran parte de ello es controlar las porciones y el consumo calorico, así que no estaba cometiendo pecado alguno, siempre y cuando me mantuviera a raya por el resto del día.

Si bien no estaba lleno del todo, al menos me sentía satisfecho. Fue un tanto dificultoso, después de semejante manjar romper la inercia y empezar a hacer los preparativos para el viaje de regreso. Alterne el resto de la tarde entre el juego de los Giants, uno que otro partido de Fútbol y armar mis motetes. Con dolor de mi alma entre a darme un rápido baño para que luego Jorge me encaminara hasta la parada de Metro.

Llegue a mi casa a eso de las 8:00 pm del Domingo y de inmediato me prepare unas galletas de soda con tuna, queso crema y mostaza y así me preparaba para el pesaje del Lunes. Tenia curiosidad mas que preocupación, pues era la primera vez que en una sola comida ingería tantas calorías.

Esta vez no hicimos ceremonia para el pesaje y como ha sido costumbre las ultimas semanas, hemos ido a pesarnos a diferentes horas del día. Yo no le di mucha larga y pase por donde la fiscalizadora tan pronto me tome mi taza de café. Ya no me preocupa el desempeño de los demás y estoy mas concentrado en la competencia conmigo mismo y el ver alcanzada mi meta. Nuevamente se puso en evidencia que el cuerpo y su metabolismo siguen siendo un misterio, al menos para mi. Logre rebajar 1.8 libras en tan solo tres días y todo esto siendo menos estricto conmigo mismo. Solo el Ex-Atleta y yo rebajamos durante el fin de semana y esto cada vez se pone mas interesante. El Ex-Atleta ha optado por comer las cosas que le gustan, aunque en menos cantidad que en tiempos pasados y yo sigo a fuerza de hojas y fibras. Su metabolismo aventajado es envidiable.

Con estos resultados me mantenía en la delantera por un escaso margen, de 7.16% contra 6.70%, pero lo importante es que aun seguía rebajando. Con estos resultados, solo me preguntaba que pudo haber sido si hubiera mantenido mi régimen. Pero ya eso quedaba atrás y lo único que podía hacer en lo adelante era no desfallecer en el intento.

Inmediatamente llegue a la casa, me puse mi indumentaria para hacer ejercicios al aire libre, pero tristemente empezó a llover mientras me ponía los zapatos deportivos. Esto no me detendría y estaba determinado a hacer ejercicios como fuera. Se me ocurrió que podía buscar videos de ejercicios en Youtube, para así al menos mantener el cuerpo activo y que no se me fuera a acomodar.

Así fue que encontré este video de aerobicos de tan solo diez minutos de duración y de inmediato pensé "de este hago tres sesiones de una!" y es que siendo una sesión de puros saltos, no se me ocurría que algo tan inocuo fuera muy difícil de sobrellevar. Todo empezó de maravilla e iba a la par con la entrenadora hasta llegado los cuatro minutos. Ahí fue cuando ella empezó a dar brinquitos en una pierna y aunque imite todos sus movimientos, por alguna razón mis piernas no tenían el mismo balance que las de ella. Con cada brinco sentía que se me quemaban los pulmones y que el corazón se me saldría por los oídos, sin mencionar que parecía una gallina coja, todo lo contrario a mi entrenadora, quien hacia todo con una coordinación impecable.

Aunque detuve los brinquitos en una pierna, me mantuve trotando en mi lugar y repitiendo los movimientos de los primeros minutos, en lo que recuperaba el aliento y el ritmo cardíaco. Inmediatamente termino el primer nivel de sufrimiento del infierno de Dante, me uní a la siguiente secuencia de brincos, esta vez un poco mas llevaderos, pero manteniendo la misma intensidad y estoy seguro que lo único que me mantenía comprometido con terminar los diez minutos no era fuerza de voluntad, sino mi orgullo herido. Marineros, corrido simulado, pasos de baile de lado a lado siguieron en cadencia. Creo que no hacia nada de esto desde que sali de la primaria!

A duras penas llegue al final del "calentamiento" y caí derrumbado en el piso teniendo que pedir la ayuda de mi hermano Julian para que me levantara. No tenia idea de que tan baja estaba mi Stamina hasta que esta mujer maravilla me diera las buenas nuevas.

Al siguiente día mas de lo mismo. Lluvia justo en el momento en que me disponía a salir a caminar. Lo pensé por espacio de 30 minutos y finalmente decidí que le demostraría a esta dominatrix convertida en entrenadora de aerobicos que mi fuerza de voluntad era inquebrantable. Para mi satisfacción, no solo hice los diez minutos completos (obviamente sin los brinquitos indeseables en una pierna), sino que repetí la dosis y sume 4 minutos mas del inicio, termine la calistenia e hice unas cuantas pechadas y luego abdominales. Insisto, el cuerpo es increíble.

Al tercer día, terminaba con facilidad los diez minutos, alcance a hacer ocho mas en la segunda vuelta y aunque no hacia los brinquitos en una pierna en su totalidad, si podía aguantar unos escasos minutos de ellos. Sintiéndome todo un Iron Man, voy por mas pechadas y abdominales que nunca. Termine mi set de pechadas y voy directo a los abdominales. No me conforme con un set, sino que hice tres. Esto tiene buena pinta!

Para no aburrir con los detalles, al cuarto día ya quería ponerme una capa, jejejeje. Julian, quien siempre se ha caracterizado por ser atento y solidario, me acompañaba durante mis ejercicios para no tener que recogerme del piso si me llegaba a desmayar y al finalizar la tanda, era quien me hacia el "spot" al momento de los abdominales. Este día el estaba fuera de la casa y me vi en la obligación de hacerlos solo.

Durante el primer set sentí un ligero "pop!" en mi espalda y pensé que simplemente se me "telescopiaba" la columna por el súbito entusiasmo con el que comprimía mi abdomen y la fuerza que requería el mantener mi cuello erguido. Descanse un poco antes de empezar el segundo set para darle tiempo a lo que se salio de su lugar a encajarse de nuevo. Empezando el segundo set volvió el punzón en la espalda, en la misma región que había hecho el sonido hace unos instantes. En buen cibaeño, lo que sucedió fue que "se me entro un viento" y preferí cortar por lo sano y dejarlo hasta ahí. Me di un baño de agua caliente con la esperanza de que esto mitigara el dolor y me acosté de inmediato.

El día siguiente fue toda una tortura. No podía mover mi cabeza hacia los lados ni mucho menos girarla. Manejar era toda una odisea, pues tenia que recostar mi brazo sobre el marco del cristal. Menos mal que era Viernes y podría recuperarme lentamente durante el fin de semana. Quería ver los resultados de mi incursión en el mundo de los ejercicios de alto impacto, que si bien no queman grasa, al menos transforman esta en masa muscular e incrementan la Stamina, pero de algo tenían que haber servido. Vaya que sirvieron... Pero de !@#$% que sirvieron! Aumente 0.2 libras! Toda una semana de dar brincos y mas brincos y hasta una torticulis me gané y todo para aumentar de peso! Ya tenia al Ex-Atleta pisándome los talones de nuevo. 7.08% contra 6.90% decía el marcador.

Así de efímero fue mi paso por el mundo de los aerobicos y me retire sin penas ni glorias. Caminar bajo la lluvia lucia cada vez mejor.

Esa misma mañana se me ocurrió que debía hacer algo diferente para obligar mi cuerpo a consumir mas calorías, por lo que la cena seria de hoy en adelante tipile. Llame a mi madre desde el trabajo para que me tuviera listo una buena porción de este para cuando llegara a la casa.

Esta vez no habría aerobicos, pero si buscaría la manera de hacer algún tipo de ejercicio. Con todo y mi torticulis, pude hacer cardiovascular Viernes, Sábado y Domingo, algo que no tenia pensado hacer por el dolor incontrolable que sentía, pero tuve la motivación adecuada. Después de estos, mi buena porción de trigo con zanahoria, cebolla, perejil, queso crema y nueces. Sabia que el Martes seria bueno para mi en términos de peso, pues el trigo me había ayudado a limpiar mi cuerpo. Los cardiovasculares hechos durante el fin de semana mas mi dieta alta en fibras fueron suficientes para que perdiera una libra durante el fin de semana largo. Aunque no fueron muchas las libras perdidas, mi mas cercana competencia aumentaba 1.2 libras y me daba cierto espacio para cualquier contratiempo que se me pudiera presentar desde el Martes hasta el viernes, en caso de que no rebajara una libra mas.

Cada vez se me hace mas difícil llegar a las escurridizas dos libras semanales que puedo ser capaz de rebajar si mantengo mi dieta y mi régimen de ejercicios. Por alguna razón, en las ultimas dos semanas solo había podido rebajar 3.4 libras lo que no me dejaba muy a gusto y recuerdo haber rebajado 20 libras en dos meses la ultima vez que hice dieta, por lo que no me explicaba como habia rebajado solo 16 libras en dos meses.

Si son mas rápidos que yo para sacar cuentas, de seguro habrán notado que estaba bajo la impresión de que tenia dos meses metido en esta competencia, pero en realidad apenas hace 32 días que inicie mi nuevo estilo de vida! Así de lento pasa el tiempo cuando estamos a dieta, jejejeje. Hubiera jurado que tenia el doble de tiempo del que en realidad había transcurrido desde aquel primer pesaje y en vez de lamentarme por lo lento que pasa el tiempo, me alegre al darme cuenta de que lo que una vez logre en dos meses a puro gimnasio y dieta, esta vez lo logre en tan solo un mes!

Ya no me molestaban las pirricas 3.4 libras en dos semanas y tenia un nuevo resorte en mi caminar gracias a esta revelación.

Esta semana que transcurrió, me permití mas libertades que nunca, comiendo mangú con carne de res guisada, puré de yuca con pollo al horno y un poco de arroz con jamón en días sucesivos. Solo el Jueves volví a mi ensalada habitual y solo porque en la SUM tenían bacalao, el cual no como si no tengo que hacerlo. Por suerte la fiscalizadora había dejado un tomate en la nevera, y Buen Diente había dejado dos manos de lechuga repollada. Con esto prepare yo mismo mi ensalada y mi carne fue una tajada de "pollo verde" o aguacate. De cenar, la misma dosis de tipile de todos los días, del cual puedo comer todo lo que quiera y no me afecta, por el contrario, me ayuda bastante.

Así de nuevo llegamos al día de hoy y me sentía mas confiado que nunca. Tenia razón de sentirme así, pues al momento de iniciar la competencia, compre unos cuantos jeans para trabajar y los compre una talla mas pequeña, porque sabia que rebajaría unas cuantas libras durante el trayecto. Esta semana empece a utilizarlos y para mi sorpresa, aun estos me quedaban ligeramente grandes.

La cifra que arrojo la balanza el día de hoy fue de 205.6 libras, lo que significa que he perdido 22 libras en cinco semanas y 4.8 desde el Martes pasado. El Ex-Atleta, de nuevo, con su régimen anti-dietetico sorprendió a todos y bajó la misma cantidad que yo. A pesar de esto, ya casi he sacado un punto porcentual completo de ventaja, con un 9.63% y el con 8.67%.

Hoy celebre este pequeño triunfo momentáneo yendo a comer al restaurante del hotel Quality, donde de entrada comí cebiche y de plato fuerte papas a la juliana con mero a la plancha y unos cuantos medallones de cerdo al chilindron.

Esperemos que el tiempo que resta desde hoy hasta el 21 de Diciembre me traiga mas de lo mismo y no veo por que no, pues me siento muy a gusto con mi nuevo regimen y no he sentido las tentaciones de volver a comer lo que no me ayuda.

Nos vemos el Viernes próximo!

6 comentarios:

Raquel dijo...

Un relato refrescante como siempre!! LLevas un progreso excelente. No te creas que bajar cerca de dos libras por semana sea un progreso pirrico porque no lo es. De hecho, es mejor así porque te aseguras que son libras que no volveran tan fácilmente. Además tener una gran movilización de grasa en poco tiempo conlleva a desarrollar Higado Graso, por lo que hacerlo poco a poco debe ser la norma.
Para tu "viento" no hay nada mejor que una inyeccion de Dexa-Neurobion. Si te paniqueas con las jeringas puedes tomar Dolo-Neurobion en pastillas. O algun relajante muscular tipo Mioflex o Miocitalgan. No te dejes amedrentar por un dolor... espantalo con medicinas, que para eso se inventaron!! Un beso!

Arturo Ruiz dijo...

Doctora, las dos libras semanales quisiera rebajarlas siempre! Es cuando es menor de ahi la proporcion que me lamento. Y aunque las jeringas no me amedrentan, le informo que pude curar mi dolor con unos masajes que me dio mi madre, adivine con que? Con Icy Hot!

Eso si, fueron unos 3 o 4 dias de "fricciones", jejejeje.

Gracias por su frecuentes visitas!

Judith dijo...

Felicidades chino, sigue asi.......espero que podamos verte por Stgo en Navidad y apreciar en persona tu progreso.....Saludos!

Y una pregunta a la doctora, tu das consulta en Bavaro? es para mandarte el marido, que anda por las 230 libras y es tal vez un poquitito mas alto que el chino...tu sabes lo que es eso, con un gimnasio aqui en el residencial y toda la avenida para caminar y no hace nada....

Arturo Ruiz dijo...

Mula, ponte en eso!!!!! Insisto, si yo pude, con mas razon Jesus, que tiene un poco mas de disciplina que yo.

Un abrazo para ti, Judith y tambien espero verlos pronto.

Raquel dijo...

Okis Arturo! por cierto, mi prima tiene tu monitor. Cuando vienes para el cibao, o te lo mando??
Judith, ahora mismo estoy en proceso de preparacion de mi consultorio pero puedo recibirlo en el consultorio del gimnasio de Cap Cana que queda en la Marina ya que "trabajo" alli. Avisame!!

Solano dijo...

Cuanta nostalgia me dio leer ese fin de semana tuyo alla en Santiago con Georges... me alegra muchisimo que se esten juntando y pasandola bien.

Tambien continua asi y sigue progresando!, a este paso de seguro la proxima vez que te vuelva a ver seras un desconocido para mi, en el sentido de todas las libras perdidas.

Sigue asi y Got Fot It!!.... Mantenos inoformados! :)